Lea, reflexione y deje una opinión. En comentarios, al pie de cada poesía. Interactuar con el lector, es sin dudar. La esencia de esta página.





24 jul. 2011

Regreso


Regreso

Te vi.
La nieve aconsejaba la incertidumbre de mi alma

tomaba en soledad ese café frío con gusto a nada,
copa de soda, cigarrillo de ocasión.
Desnudaban ese símil estado de calma…


Te vi.
Creí que el desencuentro era un libido abrigo que envolvía mi vida extraña.
Lluvia de mi ayer, cántaros absueltos vuelven a mí ser
y se debaten amor, hielo y sensación.
Mientras este destino me desangra.

Te vi.
Estabas allí con el sol de tu lado, brillabas sonriente una vez más
sosteniendo las llaves de mi corazón cerrado.
Estertor profundo en mí fracasos… Sentí.

Y los minutos denostaron los segundos de mis ansías como un vistazo,
la ignorancia de sentir nuevos sentimientos encontrados
me hicieron huir.

Y huí.
A la paz omisa de mis silencios resguardados
la lucidez me hace tocar tierra sin creer
que mi corazón se ha vuelto un bloque cuadrado.

Y huí.
Conecte mis auriculares y me sentí un viajero,
pero la música ya no es equidad para tal momento.
Regreso mi mente a vos, admito lo que siento…

Y como un río de emociones rebalsaron sentimientos
recordé sábanas tibias, el mar, tus cálidos besos.
Sé que no puedo dejarte ir.

Te vi.
Y la ansiedad solo trajo infiltrados anhelos a este reencuentro,
concavidades en mi alma incineran papeles muertos.
Escribo y luego pienso para existir.

Y me miraste sorprendida… Tus ojos letargos de mis esperanzas, de mis alegrías.
Y me sentí desnudo, páramos de paz cuando dejaste volar tu sonrisa.
Y me miraste sorprendida… símbolos de amor madrugas mi vida.

 
Y ya no hay valores que nieguen mi felicidad al ver la raíz de mi armonía.

Te vi.
Y solo deje que mi corazón decida.
Lapsos de libertad y amor, confianza divina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario