Lea, reflexione y deje una opinión. En comentarios, al pie de cada poesía. Interactuar con el lector, es sin dudar. La esencia de esta página.





25 jul. 2011

Abstinencias


Abstinencias

Deje colmar las abstinencias de antiguos fracasos esta vez…
El cansancio se hizo sensación en el interior de tus sueños,
el sigilo del silencio fue realidad y en tu cuerpo colapsó un momento.

El amor no convive de a tres, me es indescifrable no tener tus besos..

Gotas de sudor transitan los senderos inexplorados de tu ser
la pasión en tus labios es y será por siempre un ejercicio pleno,
tu corazón pulsa la honradez de esta ingobernable sensación.
La efervescente angustia se disolvió, en esta copa de tiempo.

Voy derecho al roce de tu piel, tus caricias apaciguan mis descreeos.
El deseo me atrae como imán a los relieves preponderante de tu ser
mientras jugamos a ilusionarnos nuevamente y en cada intento.

Y de la esperanza a la felicidad hay largos abismos inciertos,
los anhelos en esta ocasión se desvisten a merced de nuestra habitación.
Se mimetizan las sombras irresolutas con los colores y sabores de nuestros cuerpos.

De nada nos sirvió el orgullo y el caos al perdernos por efímeras omisiones y lamentos,
de nada sirvió, olvidar que la confianza descansa en la atracción de nuestros reencuentros .

Y podemos vivir del amor, del desamor, de las despedidas absurdas que nos quitan el sueño,
podemos seguir latiendo en este cambalache que le da impulso a esta historia de incomprensión.
Pero jamás podríamos ser felices e irrepetibles sin el reparo cómplice de nuestros alientos.

Hemos visto tantos eclipses sin soles ni lunas, sin resplandor abrazamos reflejos de cielos ajenos.
La distancia de otros abrazos congelaron el deseo de nuestra indescifrable atracción
la locura de abstenernos solo nos mostro el desamparo de fríos besos.

Es que tan solo tu cuerpo es el motor que motiva la pasión que contengo
es el enfado improvisado de tu carne mi clamor, mis deseos.

Sin tus manos recorro los recovecos inciertos de cualquier callejón
y la dignidad transcurre en el perdón de mis lamentables lamentos.

Solo me siento vivo en el geranio latente de tu flor, allí no cálculo emoción ni sentimientos.
En tus pétalos rosa carmín encuentro la esencia de tu alma y de mi propia razón.
Recóndito calor que vence las abstinencias de negación.
De mis silencios.

1 comentario:

  1. Gracias por esa maravillosa poesía. Retrata afectos con magia y palabras.

    ResponderEliminar